lunes, 12 de mayo de 2014

Comunicación corporativa: el periodista no es el enemigo por Alicia Medina




Medina ComunicaciónAlicia Medina (@AM_MedinA) es periodista, con un amplio currículo como experta en comunicación corporativa y RR.PP. Actualmente, es la directora de Medina Comunicación, un proyecto cuyos valores son llevados a la práctica al pie de la letra, como puedo atestiguar.
Es de los profesionales que conocen a la perfección su trabajo y  gestionan con inteligencia y eficacia las relaciones de los medios  y el cliente, tarea no siempre fácil. Destacaría de ella su capacidad de aportar soluciones creativas y superar lo que se espera de un periodista especializado en comunicación corporativa.  
Muchas gracias, Alicia, por estar aquí!

Comunicación corporativa: el periodista no es el enemigo

¿Por qué en algunos departamentos de comunicación se trata al periodista como un enemigo? ¿Por qué en ocasiones no se les envía la información cuando se le ha dicho que se le va a hacer llegar? ¿Por qué se ponen barreras cuando otras  veces quieres que conozcan tu compañía y hablen bien de ella? Debería haber un poco más de coherencia en las relaciones con los medios.

En primer lugar, el gabinete de prensa o el departamento de comunicación de una compañía debe ver al periodista como un elemento clave en su día a día y, por eso, precisamente hay que tratar de establecer una relación cordial y honesta. Eso no significa que te tengas que hacer amigo de él, pero tampoco que haya que verle como un profesional molesto. El periodista está para informar y en el caso de que las compañías son fundamentales para hacer llegar el mensaje a los públicos objetivo de las empresas.

Es cierto que entre las tareas de un departamento de comunicación está el de servir de barrera ante las peticiones de información y su papel es más reactivo que proactivo. Pero de igual forma, siempre el respeto por el trabajo del periodista debe primar. Al igual que la honestidad ante este profesional.

Por eso, hay que tener varias cosas en cuenta:

-          Tener muy claro el mensaje que se quiere emitir para que no haya lugar para interpretaciones erróneas. Mensaje claro, directo y conciso.
-          Si nos comprometemos a enviar una información, hay que hacerlo, y si no se puede porque hay datos confidenciales, hay que avisar de que no se pueden enviar o publicar
-          Instruir al cliente de que las cosas que se dicen en una entrevista son publicables, así que si no sabe manejar el off the record, mejor que no diga lo que no debe
-          No llamar al periodista para saber si ha recibido una nota de prensa, es muy molesto y puede causar el efecto contrario
-          Dar la información en su justa medida y siempre de calidad, así el medio considerará a la compañía como fuente de información
-          Si no se puede enviar una información a tiempo, buscar una alternativa o tratar de avisar al periodista lo antes posible para que lo sepa
-          No comprometerse a nada que no se pueda conseguir

Son sólo algunas pautas, en el día a día surgen muchos temas que requerirán una solución diferente, pero esto es básico en una buena relación con los medios. Y tener siempre clara una cosa: El trabajo del consultor termina cuando empieza el del periodista.

"Imagen cortesía de Stuart Miles / FreeDigitalPhotos.net" 

Recursos relacionados:
Una empresa que sabe comunicar, sienta las bases para convencer. Cómo mejorar las habilidades comunicativas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Mi experiencia fue el escalón para subir al atril de formador. Desde entonces creo e imparto contenidos formativos sobre marketing, comunicación y desarrollo de habilidades personales.
¿En qué te puedo ayudar?


Licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons
El Blog de Gulliveria Comunicación by Clyo Gulliveria is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://gulliveriacomunicacion.blogspot.com.es/.

Redacción de Contenidos con Personalidad