jueves, 26 de diciembre de 2013

Emprendedores y Pequeñas Empresas: 12 Acciones para Renovar Tu Estrategia. #Infografía

Propósitos 2014 para emprendedores y pequeñas empresas. Gulliveria Comunicación.Como cada año, sentimos que ahora tenemos una oportunidad de comenzar de nuevo. Llega el momento de renovarse y adoptar nuevas prácticas beneficiosas.  
Para los emprendedores o pequeñas empresas que incluyen entre sus tareas la estrategia de marketing es más complicado mantener estos compromisos, abrumados por la falta de tiempo.
Demos una oportunidad a nuevos hábitos que mantienen en forma la comunicación corporativa durante todo el año.
12 Prácticas para Renovar la Estrategia de Marketing en 2014


1.    Actualizar las BB.DD y materiales de marketing (y comprometerse a mantenerlos al día)

Una tarea como cambiar datos de un contacto tras hablar con este,  o incluir información de valor, supone pocos minutos si se hace de inmediato. Si lo dejamos para más adelante, será pesado y hasta se puede perder esa información tan valiosa.

Renovación de estrategia de emprendedores y pequeñas empresas. Gulliveria Comunicación. Infografía
Ampliar imagen


2.    Evaluar la Identidad Corporativa. Tal vez necesite una renovación


Aunque nos resistamos por miedo a perder el trabajo hecho o desubicar a los clientes, las marcas evolucionan, y su público también.
Tal vez haya llegado el momento de replantearse si los elementos de la identidad corporativa están en línea con la percepción que queremos proyectar.
®    Los colores, el logo, la tipografía, el mensaje….¿están alineados con el propósito, el público o los valores de la empresa?
Lleva su tiempo, tanto llevarlo a cabo, como que sea asimilado por el cliente. ¡Ánimo!

3.    Reemplazar recursos: abandonar prácticas que no funcionan

El retorno de la inversión está omnipresente, y más en el caso de las micropymes o de los emprendedores. Para tomar conciencia de si hay determinadas prácticas que no funcionan han de ser vistas dentro de la estrategia global ya que, sin esta, no se aprecia su verdadera eficacia.
La clave es preguntarse si no son útiles por si mismas o porque no están alineadas con otras acciones en el marco de una estrategia.

4.    Reconectar con el mensaje de la marca

Al igual que puede suceder con la identidad corporativa, el mensaje se puede quedar desfasado o que no refleje el servicio real que se proporciona a los clientes en el día a día.
El problema es serio cuando la promesa que encierra el mensaje de marca es solo una declaración de intenciones que no llegan a cumplirse.

5.    Puesta al día de los hábitos, intereses y necesidades del público.

Como todos sabemos, los hábitos del consumidor están en constante evolución, incluso en sector con un público reacio a los cambios.
Por ejemplo, si hasta hace poco pensábamos que determinados productos o servicios se contrataban de manera presencial o desde el ordenador, ahora el cliente se conecta desde el móvil para consultar, comprar o reclamar, y hay que estar preparado para eso.
La monitorización es una las maneras de ver cómo acceden a nuestra oferta, aunque hay otros métodos como las encuestas y, por supuesto, el cara a cara, que siempre será útil.

6.    Offline vs Online: mantener el equilibrio

A pesar de que cada día dedicamos más recursos a la estrategia online, hay prácticas offline que siguen funcionando como, por ejemplo, tener flyers impresos o apoyar una campaña con llamadas telefónicas.
Por otro lado, especialmente cuando los recursos son limitados, no toda la oferta online de los medios sociales es adecuada para todas las pequeñas empresas o emprendedores.
¿Es necesario estar en Intagram o Pinterest? Incluso puede resultar contraproducente ya que tener un perfil desactualizado tiene consecuencias negativas para la imagen de marca.

7.    Probar nuevas maneras de crear contenidos: el relato

Desde aquí insisto en los beneficios de tener un relato de marca. Incluso, parece que está de moda este término.
Si no somos los creadores del relato, los demás lo crearán por nosotros. El cliente, por ejemplo. Por lo que puede que salga bien…o no.
Hagámonos responsables de la historia que queremos contar y elegir el protagonista: nuestra marca, nuestro cliente o uno de los empleados, por ejemplo.

8.    Ampliar el propósito de los contenidos.

El público cada día reclama más información antes de la compra. Informar no solo significa aportar datos sobre el producto o servicio, sino dar ideas que sugieran un cambio de comportamiento (educar) o aportar conocimientos que enriquezcan a la audiencia de manera amena. Por ejemplo, ¿qué tal: 
®    Un relato sobre los beneficios de un elemento relacionado con el producto, pero sin hablar de este con fines exclusivamente comerciales?
®    ¿O una historia sobre curiosidades o secretos nunca desvelados hasta ahora?

9.    Aprender nuevas habilidades comunicativas

Igual que cada año hay gente que renueva su promesa de aprender inglés, si eres el responsable de tu negocio, adquirir conocimientos para mejorar tu capacidad de comunicación es una obligación que mejorará la relación con los clientes, tanto cara a cara como a distancia.

10.    Reformulación de contenidos antiguos

No solo para actualizarlos, también para aportar los nuevos conocimientos que vamos adquiriendo.

11.         Mantener el compromiso con los contenidos

Tanto en el fondo: crear textos sobre asuntos que interesen al público, lo que no siempre es tarea fácil.
Como en la forma: hacerlo de manera más atractiva como incorporar las infografías o el video
La frecuencia también es importante. Habitualmente, las personas que llevan el peso de la actividad comercial no encuentran el momento para dedicarse a crear un blog con lo que se limitan a publicar fotos en su muro de Facebook o tuitear sus promociones. En este caso, la externalización de estos servicios se verá convertida en retorno de la inversión, siempre y cuando se apueste por profesionales que garanticen la calidad de los contenidos. No todo vale.

12.         Innovar: Estrategia móvil, apps, gamificación, etc.

No todas son prácticas adecuadas a todos los negocios, pero ¿por qué no atreverse a probar nuevas formas de conectar con los clientes?
Mantenerse al día sobre las nuevas posibilidades que la tecnología pone a nuestro alcance nos da la capacidad de elegir otras formas de dar a conocer la marca o mantenerse en contacto con el cliente.

Y tú, ¿tienes propósitos de año nuevo para tu empresa? ¿crees que es posible mantenerlos a lo largo de todo el año?
¡Feliz 2014!
Recursos relacionados:

2 comentarios:

  1. REnovarse o .... mejor dicho evolucionar constantemente, no caer en la rutina...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto! Es la sal de la vida, no? Muchas gracias por comentar, Carlos Javier!

      Eliminar

Datos personales

Mi foto

Mi experiencia fue el escalón para subir al atril de formador. Desde entonces creo e imparto contenidos formativos sobre marketing, comunicación y desarrollo de habilidades personales.
¿En qué te puedo ayudar?


Licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons
El Blog de Gulliveria Comunicación by Clyo Gulliveria is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://gulliveriacomunicacion.blogspot.com.es/.

Redacción de Contenidos con Personalidad